Auditoría de tu identidad visual: el estilo de tus contenidos digitales

¿Qué vas a encontrar en este post?


¿Cuál es el elemento gráfico que hace que tus materiales sean característicos?

Ahora que llevas unos cuantos años promocionándote y vendiendo en el mundo online, probablemente tengas más contenidos de los que crees.

Documentación, imágenes, diseños para redes sociales,… Cantidad de contenidos y materiales que vas creando poco a poco y que dicen mucho sobre tu marca.

Seguro que tienes materiales que hayas delegado y otros que hayas diseñado tú mismo, ¿verdad?

Pero hay algo que está fallando en el conjunto. No hay un estilo propio de diseño, sino un mix muy extraño de colores, tipografías y de fotografías.

Te propongo un ejercicio práctico para ayudarte con este mix y consigas una coherencia (y una consistencia profesional) en tu identidad visual.

Empieza poniendo orden: Audita tu marca

La verdad es que encontrar ese estilo diferenciador no es fácil. 

Si tu web es de una manera, tu presentación de otra y tus publicaciones en Facebook son completamente distintas, la solución no es contratar a un diseñador para cada material.

Vamos a hacer un ejercicio que te ayude a encontrar ese hilo conductor. Un ejercicio para que ganes coherencia y consistencia con toda tu identidad visual.

Tener una identidad visual es una cosa. Aplicar esta identidad, es otra muy distinta.

Puede que se te pase por la cabeza la idea de que tu negocio no requiere de un estilo específico porque os vais apañando con los diseños que vais creando a lo largo del año. Porque YA invertiste en su día la imagen corporativa y de momento te defiendes con lo que tienes.

Pero si estás aquí, seguramente sea porque existe una verdad incómoda detrás de todo este tema.

Algún día llegará ese momento en el que decidas delegar la parte visual porque, en el fondo, no estás tranquilo ni cómodo con los diseños que se van creando en tu negocio.

Es como si supieras que tu casa está sucia pero, como no se ve del todo cuando vienen a visitarte, no lo ves como algo prioritario.

Así que Pon las cartas y empieza con el primer ejercicio: Audita tu identidad visual en internet.

¿Dónde está y dónde se ve tu marca?

¿Cómo te promocionas, en qué lugares te mueves?

Apunta en una hoja los lugares en los que está expuesta tu marca al completo. ¿Te mueves en el entorno presencial, en el digital o en ambos canales?

Escribe al lado todos los proyectos que se te ocurran y que hayas producido como marca este último año.

No te dejes nada:

  • Las redes sociales en las que posteas (Twitter, Facebook, LinkedIn, Instagram, YouTube).
  • Los eventos a los que asistes (con esa tarjeta de vista) o los flyers que regalas en tus propios eventos.
  • Las colaboraciones con otros profesionales en forma de vídeo, diapositivas, documentos,…
  • Tu web y su diseño.
  • Tus materiales internos; PDFs, presentaciones, documentación, imágenes, …
  • Imágenes de tus anuncios de pago en Facebook, Instagram, Google Adwords, …
  • Tus charlas y ponencias que hayas dado hasta la fecha (tus presentaciones y diapositivas).
  • Los informes y hojas que entregas a tus clientes.
  • Tus formaciones online e infoproductos.

Hasta la fecha, apuesto a que tu marca habrá aparecido «hasta en la sopa».

Si has creado un servicio nuevo o has lanzado un curso, serían nuevos contenidos también a tener en cuenta para el ejercicio.

Extrae todo el material gráfico de esta lista.

Una vez tengas todos esos proyectos localizados en la lista, extrae toda aquella documentación o material que haya requerido de un trabajo a nivel gráfico.

Te aseguro que el resultado te va a sorprender más de lo que crees porque vas a ver que cada diseño es diferente al anterior.

Mucho más allá del logo, trata de localizar un elemento clave que se pueda repetir y que te caracterice a nivel gráfico en todos esos proyectos,

¿Lo tienes?

Segundo paso: Observa y analiza lo que hacen otras marcas

Para encontrar tu estilo diferenciador, empieza observando cómo lo hacen las grandes marcas.

¿Usan siempre un color característico? ¿Usan siempre líneas amarillas? ¿Qué elemento gráfico destaca en su comunicación visual?

Primer ejemplo de estilo diferenciador: La marca Fairy.

Desde que tengo uso de razón siempre he dicho, bromeando, que si alguna vez tuviera que hacer publicidad de una marca, sería de Fairy.

Para mí, es el jabón que mejor limpia la vajilla, y posiblemente SOLO el hecho de mencionarlo ahora mismo hace que pienses en el color verde.

Porque tanto el producto como sus gráficas publicitarias, son de un verde intenso y es el elemento clave de su identidad visual.

Fairy tiene un estilo colorista.

Tiene un estilo colorista, basado en ese color verde principal que caracteriza al producto en sí y a la marca corporativa.

Captura de un post en Instagram de @fairyespaña

Nuestro cerebro asocia marcas con formas, colores y tipografías.

Las marcas de moda, por ejemplo, juegan mucho con tipografías serif, que son fuentes con remates. Suelen ser marca muy elegantes y minimalistas a nivel visual y usan colores generalmente oscuros.

Te acordarás mucho antes del logo tipográfico de Calvin Klein antes que del color negro.

El estilo de estas marcas de moda o cosmética suele ser tipográfico, basado en tipografías con mucha personalidad que ganan toda la importancia en cualquiera de sus diseños o imágenes promocionales.

Segundo ejemplo de estilo diferenciador: La marca Colgate.

Si te hablo de Colgate, puede que te quedes visualmente con ese color rojo, pero también te vas a quedar con las formas onduladas, curvas, que simulan olas y que se plasman en las cajas de la pasta dental.

Captura de un post en Instagram de @colgate

También usan este mismo concepto en su publicidad, cuando te muestran vídeos de rompeolas y formas curvas que nacen de una boca recién lavada en un anuncio de televisión. Este estilo visual está basado en formas orgánicas.

Toda identidad visual al final nace de un concepto.

Un concepto visual y estratégico que está muy asociado a tu imagen de marca. Y ese es el hilo conductor de tu identidad visual.

Ese estilo reconocible puede verse en formas orgánicas (como Colgate), en sistemas tipográficos (como Calvin Klein) o en un estilo colorista (como Fairy). Todo dependerá de tu imagen corporativa.

¿Lo has detectado? Ese es el estilo visual de tu propia marca

Vas a ver un elemento gráfico que se repite y que hará que tus diseños y tu comunicación a nivel visual sea diferenciarte del resto de negocios.

Y ese es el elemento que tiene que estar presente en cada uno de los materiales que produce tu marca. En tus redes sociales, en tus formaciones online, en tus infoproductos o en tus webinars.

Cuando lo tienes identificado y lo usas, es cuando consigues que tu imagen visual sea reconocible por tu audiencia y hace que se acuerden de tu marca en cuestión de segundos.

Y ese es el elemento que tiene que estar presente en cada uno de los materiales que produce tu marca. En tus redes sociales, en tus formaciones online, en tus infoproductos o en tus webinars.

▶️ Vídeo completo para auditar tu identidad visual

Dale al PLAY:

Si quieres profundizar en este tema y mejorar la imagen de tu marca, entra gratis a mi taller online de diseño. 40 minutos en vídeo.

Te enseño a profesionalizar y mejorar los contenidos digitales de tu negocio con trucos de maquetación y con herramientas fáciles como PowerPoint o Canva.

Cuéntame, ¿cuál es ese elemento gráfico que diferencia a tu marca y a esos diseños que produces en tu negocio?
No Comments

Post A Comment