¿Diseño yo mismo o contrato a un diseñador para la imagen corporativa de mi negocio?

¿Qué vas a encontrar en este post?

Seguro que después de unos años en internet, te empiezas a plantear esto de invertir.

¿Merecerá la pena contratar a un diseñador o podría hacerlo yo mismo? Vamos a ver algunos PROS y CONTRAS, aunque te adelanto que dependerá, sobre todo, de tus prioridades y de tus recursos.

¿Para qué sirve tener una imagen corporativa profesional?

Antes de responderte, necesitamos entender para qué y por qué necesitas esa solución (tener una imagen de marca profesional).

Es como cuando a un autónomo le dice todo el mundo que «tiene que tener una web», pero cuando le preguntas, no sabe muy bien por qué y su respuesta viene a ser: «Porque todo el mundo tiene una».

Parece una obviedad, pero es importante que sepamos para qué queremos una imagen profesional, y más en internet.

Los diseñadores te diremos que una imagen profesional vende y hace que se te perciba realmente como profesional, pero lo más importante es que seas TÚ la persona que lo vea y entienda el VALOR.

Una imagen profesional no es tener un logo o unos colores bonitos.

Para mi, una imagen profesional (o Branding) es un conjunto de elementos y acciones que repercuten en tu negocio y que tienen coherencia: tus fotografías profesionales, tu paleta de color, tu estilo gráfico, tu iconografía, tu tono de voz, etc.

Cuando navegamos en la red, usamos solamente 2 sentidos: la vista y el oído.

Los otros 3 sentidos los perdemos.

Por eso, el vídeo y la imagen son claves en la imagen de un negocio. Si uno de los dos falla, necesitamos recurrir a otras técnicas de venta para que tu audiencia sepa que eres bueno en lo que haces.

¿Sabes cómo funciona o cómo se hace este trabajo de diseño?

Imagínate que tienes que volver a escribir tu web entera, de arriba a abajo. Asusta un poco, ¿verdad?

Volver a escribirlo todo te llevaría semanas:

  • Tu página de «Home» o «Inicio».
  • Tu página de «Sobre mi» o «Acerca de».
  • Tu página de servicios, productos o infoproductos.
  • Tu página de «Contacto», recursos gratuitos, ofertas, etc.

Piénsalo por un momento.

Ya sabes el trabajo que lleva volver a trabajar en los textos de tu web porque ya lo has hecho antes.

Por eso, uno de los principales motivos por los que vas a valorar el servicio de diseño va a ser cuando ya hayas experimentado lo que es trabajar tú mismo en el aspecto visual de todo lo que produces como marca.

Cuando ya te hayas hecho fotografías profesionales antes o cuando te hayas puesto a trabajar en los diseños para tus redes sociales, en las cabeceras de tu página web, en tus presentaciones, en tus Ebooks o en tus hojas de trabajo.

Es muy importante que tomes conciencia ANTES de contratar un servicio, sea de lo que sea.

Piensa en lo que te puede costar hacerlo todo por ti mismo. 

¿Prefieres dedicar horas a trabajar un logo o prefieres convertir ese tiempo en una inversión que te ahorre todas esas horas de formación y ejecución?

Entonces, ¿diseño yo mismo o lo delego?

Creo honestamente que debes de experimentar el trabajo que lleva hacerlo, para VALORARLO como se merece.

Y te hablo desde mi experiencia trabajando con clientes, e incluso delegando en otros servicios profesionales.

En este post te hablo del diseño en concreto y de tu imagen gráfica, pero podríamos extrapolarlo a una hora de terapia en una consulta. Yo no soy psicóloga, pero he sido clienta de una y sé de antemano el poder que tiene su terapia en mi misma.

Me ayudó a verme con otros ojos y a entender muchas de las creencias que guardaba en mi interior. Y en este punto es cuando me pregunto, ¿podría haberlo hecho por mi misma sin su ayuda profesional?

Seguro que sí.

Eso sí, llevándome a cuestas años de aprendizaje, de toma de conciencia y de experiencias buenas y malas.

OPCIÓN A: Diseña tú mismo la imagen de marca de tu negocio.

Te pregunto directamente: ¿Eres realmente consciente de lo que vale tu tiempo?

Te aseguro que yo soy la primera que, cuando percibo que algo puedo hacerlo yo misma, me resisto a comprar.

Lo revelador aquí es darte cuenta de que tu tiempo vale mucho más que tu dinero. Porque el dinero siempre se puede recuperar con un próximo cliente o con una nueva venta.

Si eres de los que te gusta experimentar y te ves capaz, adelante. Tienes algunas opciones en este caso:

Formarte con un diseñador para aprender a crear tu propia imagen de marca.
Diseñar tú mismo la imagen por tu cuenta y después solicitar una consultoría estratégica a un diseñador, para que tengas la certeza y la seguridad de saber que realmente, tu imagen es profesional.

Una consultoría o asesoría creativa también puede ayudarte a mejorar algunos aspectos de toda tu imagen online: mejorar tus imágenes, cambiar tipografías, modificar tu paleta de colores, etc.

Si quieres formarte conmigo para diseñar los materiales de tu negocio, apúntate a mi taller online en vídeo con consejos prácticos de diseño (gratis) aquí.

Si por lo que sea estás buscando una formación completa para dejar de depender de un diseñador, este curso de diseño práctico seguramente te va a gustar 🙂

Curso de diseño digital para emprendedores

OPCIÓN B: Delega tu imagen de marca en un diseñador profesional.

Esto es como todo.

Si tienes la capacidad económica, valoras el servicio (porque lo has intentado tú mismo o sabes lo que implica este trabajo) y sabes que este proyecto va a posicionarte y a ayudarte a ganar profesionalidad, es la mejor solución. ¿Por qué?

Porque la imagen y el servicio final será profesional y hará su función. Hará que seas más creíble y más profesional en internet.
Porque podrás centrarte en invertir tu tiempo en mejorar tus propios servicios y productos, sin tener que aprender otra cosa más.
Porque, si tu imagen es buena, hará que vendas más y la inversión la recuperarás con una nueva venta de tus servicios o productos.

Si quieres que sea yo la que te ayude en todo este cambio, ponte en contacto conmigo aquí y estaré encantada de conocerte en una primera reunión por videollamada.

Escríbeme y te ayudo a diseñar tu marca y tus contenidos digitales.

Recapitulando, ¿qué es mejor hacer?

Valora si prefieres:

Invertir tu tiempo y esfuerzo en desarrollar la tarea y aprender a hacerlo.
Invertir tu dinero (con seguridad) en un profesional que te ahorre el tiempo.

Igual que cuando contratas cualquier otro servicio, si tu imagen de marca finalmente la hace un diseñador, tendrás menos dinero a corto plazo. Pero tendrás una imagen profesional sin echar horas de tu tiempo y tendrás resultados, seguramente, en tu posicionamiento.

¿Tú qué prefieres, invertir tiempo o invertir dinero? Cuéntame, que te escribo 👇
No hay ningún comentario

Publica un comentario

Por cierto, ¿has visto ya la clase gratis en vídeo?

7 trucos de maquetación al grano para ayudarte a crear PDFs, presentaciones e imágenes digitales para tu negocio.