¿Diseño yo mismo o contrato a un diseñador para la imagen online de mi marca?

Después de unos años en los que parece que empiezas a adaptarte a la situación en la que tu marca va estabilizándose en internet, seguro que te has planteado meterte de lleno con el diseño de toda tu marca.

Es ahí cuando te paras un momento y piensas si tanto tiempo invertido en diseñar por ti mismo ha funcionado a largo plazo.

Aquella tarde que estuviste solo con el diseño de la portada de tu fanpage de Facebook, los colores que elegiste para aquel dossier en word o la presentación rápida para esa charla presencial que preparaste en su día.

Has echado un montón de horas frente al ordenador inventando diseños que te han ido sirviendo todo este tiempo, pero cuando ves el conjunto de todos ellos te das cuenta de lo irremediable: no tienen nada que ver estéticamente entre ellos.

 

Con el curro que te has dado coincidirás conmigo en que es un chorro de agua fría darte cuenta de esto

Vamos a darle la vuelta a la tortilla usando un ejemplo muy similar.

Imagínate que tienes que volver a escribir tu web entera. Sería muchísimo trabajo, ¿verdad?

Reescribir tu página de Inicio, tu “Sobre mi” o “Acerca de”, tu página de servicio, tu página de “Contacto”, la página de tu curso, de tu Ebook gratuito, etc. Como poco tardarías un mes en escribirlo todo de nuevo.

Y lo más revelador es que sabes el trabajo que lleva volver a trabajar en los textos de tu web porque ya lo has hecho antes.

Lo mismo ocurre con el trabajo de diseño.

Valorarás el diseño de tu marca solamente cuando ya hayas experimentado lo que es trabajar tú mismo en el aspecto visual de todo lo que produces como marca.

Cuando ya te hayas puesto a trabajar en los diseños para tus redes sociales, en las cabeceras de tu página web, en tus presentaciones, en tus Ebooks o en tus hojas de trabajo.

Te cuento todo esto porque me encuentro colegas de profesión que se quejan constantemente de que sus clientes no valoran el trabajo del diseñador.

Si algo he aprendido estos años desde que emprendí como diseñadora es a tomar conciencia a la hora de contratar un servicio, sea de lo que sea.

Piensa en lo que te cuesta hacerlo por ti mismo. ¿Prefieres dedicar horas y horas a trabajar un logo o prefieres convertir ese tiempo en una inversión que te ahorre todas esas horas de formación y ejecución?

 

Hay una frase que me da mucho que pensar a la hora de contratar un servicio: o tienes dinero o tienes tiempo

Y fíjate, yo nunca he sido una persona de decisiones fijas o de blancos y negros, sino más bien de grises. De matices, de analizar y de contemplar todas las posibilidades antes de tomar una decisión.

Y es que antes de decidir sobre este tema mi opinión es que debes haber experimentado el trabajo que lleva hacerlo para poder valorarlo como se merece.

No digo que tengas que hacerlo por narices antes, pero sí que sería recomendable que conozcas los beneficios que a ti te va a aportar para entender su valía.

En este post te hablo del diseño, pero podríamos extrapolarlo a una hora de terapia en una consulta. Yo no soy psicóloga, pero he sido clienta de una profesional y sé de antemano el poder que tiene su terapia en mi misma.

Me ayudó a verme con otros ojos y a entender muchas de las creencias que guardaba en mi interior. Y en este punto es cuando me pregunto, ¿podría haberlo hecho por mi misma sin su ayuda profesional?

Seguro que sí. Eso sí, llevándome a cuestas años de aprendizaje, de toma de conciencia y de experiencias buenas y malas.

La pregunta más acertada para este tema sería esta: ¿Somos realmente conscientes de lo que vale nuestro tiempo y de lo que estamos dispuestos a sacrificar por él?

Vale. Puede que me haya puesto algo mística, pero es una realidad que nos cuesta ver.

 

¿Cuántas veces decimos “yo lo hago” para ahorrarnos ese dinero y al final nos cuesta un tiempo interminable?

Apuesto mi set de acuarelas que más de una vez. Con el diseño, con los textos, con tu web o incluso con las fotografías de tu marca personal.

Desde mi punto de vista, daremos valor a un servicio solamente en dos situaciones muy concretas:

  1. Cuando conozcamos el trabajo que cuesta sacarlo adelante por nosotros mismos
  2. Cuando conocemos el beneficio directo que nos va a aportar a nuestra marca

 

Dependiendo de tu habilidad es posible que tengas la opción de elegir o no el contratar a una persona para todo el diseño de tu marca.

Por naturaleza siempre vamos a preferir hacerlo por nosotros mismos, pero quiero invitarte a hacer esta reflexión final antes de tomar una decisión.

Valora si prefieres invertir ese tiempo y esfuerzo en desarrollar la tarea antes de poner el dinero encima de la mesa y olvidarte del asunto delegándolo en un profesional creativo. Porque probablemente ese profesional lo hará en menos tiempo y los resultados serán sorprendentemente mejores.

 

Y tú, ¿prefieres invertir tu dinero o tu tiempo? Te espero en los comentarios 🙂

 

 

Elena Altuna
anelepancorbo@gmail.com

Diseño de imagen gráfica y materiales digitales. Trabajo con profesionales online, personas con una filosofía muy concreta: cuidar las relaciones, los comportamientos y el planeta para que vivamos en un mundo más humano.

2 Comments
  • Jon Segura
    Posted at 07:23h, 04 octubre Responder

    Hola Elena

    A la frase de “o tienes dinero o tienes tiempo”, me gustaría añadir que en el caso de que no tengas ni tiempo ni dinero, significa que algo estás haciendo mal.

    En cuanto tu última pregunta, yo prefiero invertir mi tiempo, pero sólo porque me divierto con el proceso. Se que el diseño no es lo mio, pero disfruto mucho haciendo y creando cosas 🙂

    Un saludo!

    • Elena Altuna
      Posted at 10:04h, 05 octubre Responder

      Hola Jon,

      Muy buen añadido! Totalmente de acuerdo en eso de que puedas estar haciendo algo mal, teniendo en cuenta que acabaras de empezar es más difícil verlo con perspectiva, pero la buena noticia es que hay que verlo a largo plazo, es un proceso.
      Tengo clientes que me dicen que no tienen mucha paciencia para ponerse ellos mismos a aprender sobre diseño (y luego hay personas que prefieren hacerlo ellos mismos, como tú), por lo que ambos caminos son totalmente viables. Igual que en el servicio de copywriting, de diseño web o de lo que sea, siempre puedes delegarlo o hacerlo tú mismo.

      Muchas gracias por tu aportación! 🙂

Deja tu comentario